Salvia Divinorum ( la salvia de los adivinos, ska pastora)

DATOS GENERLAES

Origen

Esta singular planta crece silvestre sólo en ciertas regiones de Oaxaca, México y desde allí se ha reproducido a través de esquejes llevados a otras partes del globo terráqueo. En 1939 el antropólogo Jean Basset Jonson mensionó la existencia de una infusión de “hierba María” de características visionarias usada para la adivinación en un pueblo perdido de México. En 1952 el doctor Weitlaner reportó el uso de “ska pastora” entre los mazatecas de Jalapa de Díaz, un pequeño pueblo de Oaxaca. Entre 1951 y 1962 G. Wasson y A. Hofmann viajaron a la zona y consiguieron muestras de la planta que llevaron a Europa donde fue identificada como una nueva especie denominada Salvia divinorum. Posteriores investigaciones han dado a conocer su utilidad ritual y terapéutica entre los habitantes de la región mazateca.

Etimología y denominaciones

Salvia divinorum viene del latin salvus, “salvar” y divinorum que significa “de los adivinos”. De acuerdo a Wasson la identidad del psicoactivo conocido en el antiguo México como pipiltzintzintli corresponde a la planta Salvia divinorum, mejor conocida en el área de Oaxaca como ska pastora, ska María o hierba María. El término náhuatl pipiltzintzintli significa “la más noble princiesa”. Pipiltzin se refiere a algo enteramente noble. Pipiltzintzintli es un término superlativo. Denota algo no meramente sobrenatural y extraordinario, sino que excede otras cosas ya de por sí sobrenaturales y extraordinarias. Dice Wasson que si el término se aplicó a una planta, ello connota la superioridad de la planta a los ojos de nuestros ancestros. La palabra sólo podía ser usada para nombrar algo verdaderamente sagrado y altamente estimado. (15)

 

QUÍMICA

Identificación

La Salvia divinorum es un miembro muy raro de la familia de las salvias o mentas. Los mazatecas la cultivan en llanos ocultos, lejos de casas y caminos. Prospera en tierra negra en un clima bastante húmedo a una altitud de entre 300 y 1800 metros de altura.

Llega a medir alrededor de un metro de alto. Sus hojas son ovaladas de márgenes finamente dentados que alcanzan hasta 15 centímetros.

Tiene flores con corolas blancas y cálices púrpuras que nacen en panículas de hasta 41 cm de longitud. Se reproduce por medio de esquejes, prácticamente no produce semillas o no son fértiles.

Composición

El principio activo de la Salvia divinorum fue descubierto por el investigador  D.M. Turner, quien lo llamó salvinorin-A. Este principio activo, a diferencia de los alucinógenos, no es un alcaloide, es decir, su molécula no contiene nitrógeno. Posteriormente se ha descubierto que contiene también otros tres compuestos que han sido llamados salvinorin-B (no psicoactivo), divinorin-C (que potencia los efectos del salvinorin-A) y loliolide (que repele las hormigas).

Formas de adulteración

No existen.

 

 

FARMACOLOGÍA

Mecanismo de acción y formas de empleo

Las hojas de ska pastora tradicionalmente se han administrado en forma oral, en infusiones o masticándolas. En Europa y los Estados Unidos recientemente se ha adoptado la modalidad de secar hojas de Salvia divinorum o hacer extractos muy poderosos y fumarlos en bongs o pipas de agua encendidas con mecheros estilo soplete ya que el salvinorin-A tiene una temperatura de vaporización muy alta, por lo que fumarla en un cigarro o pipa convencional con el fuego de un encendedor convencional no sirve de mucho.

Si se mastican las hojas frescas, sus efectos inician a los 30 minutos después de la ingestión y se prolongan durante poco más de una hora. Si se fuman secas o en extracto comienzan a surtir efecto a los 30 segundos y declinan pocos minutos después.

Aparentemente el salvinorin-A no actúa a través de ninguno los neurotransmisores conocidos. Se ha dicho que su molécula en realidad no es alucinógena sino onirógena; esto significa que dispara el mecanismo cerebral que cambia el estado de vigilia por el estado de sueño, pero reteniendo la de conciencia. Tal estado de conciencia puede ser el llamado “sueño consciente” que han explorado los monjes tibetanos durante milenios.

Usos terapéuticos

Esta planta se ha utilizado en diversos rituales curativos y se le atribuye el poder de regular las funciones de eliminación, detener los dolores de cabeza y de reumatismo y ayudar a los enfermos a recuperarse de la anemia. Para ello se emplea una infusión poco concentrada hecha con 4 o 5 hojas de la planta. María Sabina las usaba ocasionalmente: “Si tengo a un enfermo en el tiempo en que no se consiguen hongos, recurro a las hojas de la Pastora. Molido y tomado trabajan como los niños. Desde luego, la Pastora no tiene la fuerza suficiente.” (5)

Dosificación

Los mazatecos muelen en metate 50 o 60 hojas frescas y las diluyen en agua. Esta es para ellos una dosis normal. Las dosis mayores (que se administran únicamente a los alcohólicos) sobrepasan las 100 hojas. Quienes las fuman secas suelen utilizar menos de medio gramo de hojas secas que equivale a una o dos caladas. En el caso de los extractos, los hay x5, x10, x15 y x20 y de todos ellos se da una sola calada . A partir del x10 todos suelen ser extremadamente potentes y altamente desaconsejables, sobre todo para principiantes. Cualquier extracto es ya en sí una sobredosis considerando que el salvinorin-A puro es uno de los principios activos más potentes, sólo comparable con la LSD, puesto que es activo entre los 0,20 y 0,50 mg. Aún no se determina la cantidad letal, sin embargo, dosis cercanas o mayores a los 0,100 mg pueden resultar altamente peligrosas.

Efectos psicológicos y fisiológicos

Los archivos electrónicos de The Lycaeum reportan:

El SALVINORIN A ha asombrado a usuarios e investigadores con sus dramáticos e intensos efectos psicoactivos, que son bastante distintos que los de otros psicodélicos. Experimentos recientes con salvinorin A han mostrado diversos resultados que van desde intensidad y terror alarmantes, hasta experiencias de exquisistos sentimientos e introspecciones, energías transformadoras y curativas y bizarras dimensiones físico-geométricas… Los efectos del salvinorin A son muy sensitivos a la luz y a la estimulación sonora. Sus propiedades psicoactivas sólo pueden ser experimentadas en la oscuridad y en silencio, contrariamente a los alucinógenos serotoninérgicos. (14)

El siguiente es un relato anónimo de los archivos mencionados:

Aspiré un simple “golpe” de Salvia divinorum seca a través de una pipa de agua… tal vez una hoja grande, no más de medio gramo… Fumé cerca del 80% en una sola aspiración… lo retuve intencionalmente lo más que pude… Después de 15 segundos, me di cuenta de que podía aguantar mi respiración tanto como quisiera. Mis células parecían estar respirando de alguna manera, y pensé que el acto de respirar es en realidad un lujo, algo de lo que hemos hecho un hábito más que de ninguna otra cosa. Esto me alarmó y exhalé. Mientras lo hacía recibí una visión llena de color… patrones giratorios de luz contra la oscuridad, como un tapiz del espacio exterior. Esta escena giratoria se convirtió en un túnel frente a mí, “detrás” de mis ojos… Mi visión periférica y mi imaginación estaban llenas de lo que parecían ser dos seres. Uno era viejo y masculino, otro era joven y femenino. Me estaban alentando a mirar por el tubo… Esta cosa como tubo era muy suave y flexible, y mi intento de mirar a través de ella ocasionó una arruga en el centro, obstaculizando mi visión. Después de algunos intentos, pude echar un vistazo hacia una dimensión fractal de indescriptible complejidad. Alrededor del la “boca” de este tubo había otros varios tubos, cada uno con la misma vista en su interior. Estos tubos eran los bloques de construcción de la materia celular, y la palabra “nucléotido” resonaba fuerte en mi cabeza. Ni siquiera sé lo que significa realmente, pero la voz me decía que eso era lo que estaba viendo. Me decían: “un poco a la derecha, ven, no esperes hasta que estés muerto para verlo, ¡es maravilloso!”… Después de abandonar mi esfuerzo de sujetar el tubo para ver a través de él, recordé mi existencia y me di cuenta de que estaba volviendo… Era como salir de un hoyo negro… Las entidades se evaporaron en la distancia pero sus voces permanecieron. Cantaban “no escribas acerca de esto, no lo digas, no lo van a entender y van a llamarte loco”. Aún no sé bien por qué estoy ignorando su consejo. (14)

En sus páginas electrónicas sobre la Salvia divinorum, el etnobotánico Daniel Siebert, pionero en el estudio de la farmacología humana del Salvinorin-A, relató sus increíbles experiencias al ingerir 2 miligramos, una dosis demasiado alta de este psicoactivo puro. Aquí hay un extracto de la traducción que he hecho sobre el increíble y fascinante relato de Siebert:

De pronto me encontré en un confuso e inestable estado de conciencia sin idea alguna sobre a dónde habían ido mi cuerpo y para el caso, mi universo… Sabía que algo había salido mal y desesperadamente quería regresar al mundo “real”. Buscaba en mi memoria tratando de recordar mi sala. Estaba sentado en ella justo antes. Trataba de recordar la posición de mi cuerpo. Cualquier cosa, sólo algo que me hiciera reconectarme con el mundo “normal”. Pero entre más buscaba un pequeño rastro de “normalidad” para aferrarme a él, más se me mostraba otra cosa. En algún punto pensé que lo que había dejado atrás en realidad no existía. Era sólo un sueño efímero… Así es que decidí detener mi pánico y simplemente relajarme. Después de todo no había lugar al cual regresar. Estaba totalmente convencido de que ese estado de conciencia era todo lo que siempre había existido…

De repente me encontré parado en la sala. Los efectos de la sustancia se estaban desvaneciendo. La confusión se disipó y regresé al mundo físico. Miré a mi alrededor feliz de estar de regreso. ¡Pero vi que algo estaba mal! Esa no era mi sala. Era la sala de mis difuntos abuelos maternos. Y estaba amueblada como estaba cuando era niño, no como después lo estuvo. Lo más extraordinario era que era el mundo real, no un recuerdo o una visión. Yo estaba realmente allí, y todo era tan sólido como el sillón en el que estoy sentado ahora. De repente me di cuenta de que aunque me las había arreglado para regresar a mi cuerpo, de alguna manera había terminado regresando a un punto equivocado en la línea temporal de mi existencia física. Estaba convencido de que me hallaba atorado en esta situación y que tendría que continuar mi vida desde este punto en mi pasado. Me invadió el pánico, traté desesperadamente de recordar dónde se suponía que debería de estar. Perdí nuevamente la conciencia de mi mundo físico, y me encontré otra vez sin cuerpo; perdido. Entonces ocurrió de nuevo. Me encontré a mi mismo rearmando mi conciencia en el mundo real. Y otra vez, tan pronto como vi todo con claridad, me di cuenta de que aquella no era mi casa, era la de un amigo mío. Entonces otra vez me entró el pánico y perdí la conciencia.

El ciclo se repitió al menos 7 u 8 veces. Siempre me encontraba en un cuarto familiar. Algunos de estos lugares eran de mi infancia y algunos de mi pasado más reciente. En ese estado coexistían todos los puntos temporales de mi historia personal. Uno no antecedía al siguiente. Aparentemente, si lo hubiese deseado, podría haber regresado a cualquier punto de mi vida y habría estado realmente allí, porque realmente estaba sucediendo allí mismo… Entonces, en algún punto realmente me encontré de nuevo en mi casa… el mundo físico comenzó a funcionar correctamente de nuevo. Conforme el efecto comenzó a ceder… recordé que había probado un extracto y que éste debía ser responsable de lo que me acababa de ocurrir, me sentí extático. Literalmente estaba saltando de alegría. Quería decir “¡¡¡Eureka!!!”. Caí de bruces en la esencia psicodélica de la Salvia divinorum. Tomé una pluma y traté de escribir unas cuantas notas mientras la experiencia seguía fresca. La primera cosa que escribí en letras GRANDES fue: “ES LA LOCURA TOTAL”. Después: “RAZGANDO LA TELA DE LA REALIDAD”. Después: “Esto es demasiaaaaaaado fuerte. Es razgar la tela de la existencia. Es la locura. ¡Gracias a Dios que sólo duró 10 – 15 minutos!”… No me podía estar quieto. Tan pronto como me sentaba me sentí impelido a levantarme. (13)

El mismo Sievert publicó una escala en internet con seis niveles de efectos que correlacionó con las letras de la palabra SALVIA:

Nivel 1: S de sutilesefectos. Notamos algo pero no sabemos qué.

Nivel 2: A de alteraciones en la percepción. Cambian el espacio, los colores, la música.

Nivel 3: L de ligero estado visionario. Percibiendo fractales y otras imágenes con los ojos cerrados

Nivel 4: V de vivo estado visionario. Aparecen visiones tridimensionales, alucinaciones auditivas y entramos a la dimensión de los estados oníricos.

Nivel 5: I de inmaterial existencia. Olvidamos el cuerpo y nos sumergimos en el espacio interior (caminar o moverse puede ser peligroso en este estado).

Nivel 6: A de amnesia. Se pierde la conciencia y luego no se recuerda nada. (13)

Sobe sus efectos fisiológicos, únicamente se sabe que provoca un descenso en la temperatura corporal y la presión sanguínea. Puede presentarse un ligero dolor de cabeza el día posterior a la administración. No hay estudios sobre el consumo prolongado.

Potencial de dependencia

No hay evidencias sobre cuadros de adicción física o psicológica, por el contrario, en el caso de los usuarios más experimentados que las fuman suelen espaciar cada vez más las tomas. Su potencial de tolerancia se desconoce pero parece que es inversa, o sea que las personas se vuelven más sensibles a los efectos entre más veces la consumen.

 

¿Qué hacer en caso de emergencia?

En caso de malviaje es necesario encender todas las luces posibles y tranquilizar a la persona. Los casos de sobredosis son peligrosos. Ocasionan una pérdida total de la conciencia y el control sobre el cuerpo. La persona sobredosificada usualmente tiene la mirada en blanco y  manifiesta un irreprimible deseo de caminar y moverse. Afortunadamente los efectos no duran más de unos 20 minutos como máximo. En ocasiones cuando la experiencia termina, el sujeto no recuerda nada de lo ocurrido en este plano de la realidad (de hecho tiene recuerdos de cosas completamente distintas que ha estado viviendo mientras tanto). Si este es el caso, es inútil tratar de hablar con la persona, no habrá comunicación. Lo mejor es cuidarla para que no se lastime mientras dura el efecto y solicitar atención médica si se presenta algún otro síntoma físico distinto a los aquí descritos.

 

 

HECHOS INTERESANTES

Régimen legal actual

El salvinorin acaba de ser aislado y aún no está sujeto a control internacional. El cultivo y comercio de la Salvia divinorum es legal hasta el momento.

 

Los rituales mazatecos con hojas de la pastora

Los curanderos o yerberos mazatecas recogen las hojas de la ska pastora después de una sesión en la que rezan arrodillados. Alrededor de la media noche, el curandero, el paciente y otra persona que los va a cuidar se reúnen en un lugar tranquilo y oscuro donde el paciente pueda ingerir la poción o mascar las hojas frescas sin ser molestado.

SiI las utilizan frescas, primero lían cada una en forma de puro y la introducen en el interior de la boca, entre la mejilla y la mandíbula. Durante un buen rato van extrayendo el jugo poco a poco, a veces mordizqueándolas y escupiéndo después los restos, o si no, manteniéndolas simplemente dentro de la boca, en contacto con la saliva que luego se tragan. Así es como se van absorbiendo los principios activos que tardan entre 20 y 30 minutos en comenzar a surtir efecto.Si preparan una infusión lo hacen con 30 o más pares de hojas. Después de 15 minutos los efectos son claramente notables.

Según las descripciones del doctor Weitlaner rescatadas por Richard Heffern en su libro Secrets of the mind-altering plants of Mexico: “El sujeto cae en un trance semi-delirante y en función de lo que va diciendo, el curandero hace su diagnóstico y termina la sesión bañando al paciente con la parte de la poción que había quedado. Supuestamente el baño acaba con el estado de intoxicación. Además de tales ‘curas’, la yerba María sirve también para la adivinación de cosas robadas o perdidas.” (7)

 

El viaje de Wasson y Hofmann a Tenango

El etnomicólogo Gordon Wasson probó la ska pastora en julio de 1961 en Ayautla, Oaxaca y a raíz de su experiencia escribió “A new mexican psychotropic drug”, un artíclulo que apareció en una revista norteamericana especializada en botánica, y que varios años más tarde se reprodujo en una revista mexicana (15). Wasson describió que la forma habitual en que los mazatecas utilizaban la ska pastora era “mordisquando las hojas frecas con los incisivos”, o machacándolas en un metate para darlas de beber a la gente sin dientes.

Un año después, entre septiembre y octubre de 1962 Wasson recorrió en compañía de Albert Hofmann la sierra mazateca en busca de ejemplares silvestres de ska pastora, pero no encontraron ninguna hasta que los mazatecos les hicieron el favor de traerles unas ramas floridas recogidas de los montes del pueblo de San José Tenango. Hofmann las llevó a Europa para su identificación, que corrió a cargo de los botánicos Epling y Játiva quienes le dieron el nombre científico de Salvia divinorum con el que se conoce más fuera de México.

Hofmann intentó aislar el principio activo del “nuevo psicotrópico” a partir de una muestra del jugo fresco de hojas conservado en alcohol que se llevó a Suiza desde México, pero no pudo hacerlo pues resultó ser inestable y uando llegó, ya había perdido sus propiedades psicoactivas.

 

Investigadores universitarios mexicanos instruidos por un chamán

Durante el aprendizaje del chamanismo, el futuro curandero debe tomar las hojas de “la María” para “recibir” el don de la curación. Se supone que bajo el influjo de la infusión psicoactiva debe llegar al Cielo y encontrar un árbol que contiene todas las hierbas. Toda vez que esté ante él tiene que platicar con Dios y con los santos acerca la identificación y el uso de las diversas plantas medicinales. Así fue como Don Alejandro aprendió lo que sabe y así es como quería instruir a dos investigadores que fueron en busca de sus conocimientos. José Luis Díaz, del Departamento de Neurobiologia del Instituto de Investigaciones Biomedicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y Leander J. Valdés, del área de farmacología de la Universidad de Michigan.

Ambos estudiaron el uso de ska María Pastora en tierras mazatecas a finales de los setentas. Díaz tomó la infusión de Salvia divinorum bajo la supervisión del chamán en seis diferentes ocasiones, reportando un considerable incremento de los efectos de la planta en cada ocasión. Ya que estas plantas nunca se toman sin un propósito válido entre los mazatecas y ya que los visitantes venían “de la universidad”, las ceremonias que Don Alejandro les preparó estaban orientadas a la enseñanza. Los investigadores tuvieron que someterse a una dieta ritual durante 16 días antes de poder emprender su primera sesión y nunca lograron acceder al árbol de las hierbas. Lo más cercano que llegaron a ver fueron imágenes de flores, “Flores muy luminosas, ¿no? Como si tuvieran una luz interior.” Se vieron en aprietos al tratar de explicarle al consternado chamán que no debía sentirse mal porque ellos no veían lo que él vio:

Exactamente, porque venimos de otro contexto… tenemos una manera diferente de… de ver las cosas, ¿no?… Entonces, por eso tenemos más dificultad para… para ponernos en contacto con Cristo… Y con lo Sagrado, ¿no? A nosotros… a nosotros nos pasan otras cosas ¿no? No debe ver esto como un fracaso, ¿no? Ni suyo, ni menos de la planta, ¿no?… Es sólo que nuestra experiencia es muy diferente porque… bueno, vemos las cosas diferentes, ¿no?… Es importante que… que usted entienda esto, ¿no?… Me siento muy contento… Por… por la experiencia tal como es, ¿no? (3)

 

Treinta años después otro viaje a Tenango en busca de esquejes de ska pastora

Según José T. Gallego, “aunque parezca increíble, la inmensa mayoría de las plantas de Salvia divinorum que existen fuera de la tierra mazateca han sido reproducidas a partir de los especimenes que Albert Hofmann y Gordon Wasson recogieron de San José Tenango en septiembre y octubre de 1962.” (6)

Después de cultivar esquejes de ska pastora comprados en grow shops europeas y de haber consumido hojas durante algún tiempo, José Gallego quiso comprobar “si el clon de Hofmann y Wasson había degenerado o bien mantenía todo su vigor”. (6) En virtud de este objetivo viajó en compañía de algún compatriota hasta San José Tenango en septiembre del 2002.

Según relata en una serie de artículos aparecidos en las páginas del número 51 de la revista Cáñamo, después de subir por las laderas empinadas de Tenango sin encontrar nada, un hospitalario campesino mexicano llamado Cristóbal los llevó a ver a Don Benjamín, su compadre, el yerbero de la zona. El curandero mazateca les preguntó para qué querían la planta. Los españoles le explicaron que deseaban llevarla a su país “para estudiar sus propiedades y compararla” con los ejemplares que ya tenían en España, y Don Benjamín les dio algunos esquejes de su propio huerto en donde crecían a la sombra de un cafetal.

Los esquejes llegaron bien a Barcelona y esperamos que próximamente tengamos noticias de los resultados de la comparativa de los ejemplares mazatecos y sus desendientes europeos.

 

Recomendaciones para usar los extractos de Salvia divinorum

El mismo José T. Gallego, usuario experimentado de esta planta advierte a “aquellos que se internen las primeras veces en el reino de la salvia” que estarán más seguros si usan las hojas frescas o seacas y en caso de usar un extracto, que éste sea de x5 como máximo. Dice él

Las dosis bajas nos sumergen en un mundo extraño con fuerzas que tiran de nuestra piel y grandes distorsiones de la visión. Aunque puede asustar bastante lo extraño de las sensaciones. nuestra mente sigue aquí, en el mundo al que estamos acostumbrados.

Las dosis medias y altas cambian mucho más nuestra consciencia. Con una dosis media probablemente estaremos ausentes durante unos minutos, absortos en las imágenes que vemos en nuestra mente, aunque también es posible que estallemos en carcajadas o que nos movamos por la habitación como borrachos. Si nos asustamos o agobiamos y la cosa se pone fea, nos encontraremos en un estado de gran angustia y miedo, pero que pasará en pocos minutos.Aunque puede dejarnos sin ganas de volver a probar, un malviaje con una dosis media no suele tener mayores problemas.

Una dosis alta de salvinorina-A destruirá durante unos largos minutos toda nuestra percepción del espacio-tiempo y puede que acabe también con nuestro ego. Con un set y un setting adecuados, esta experiencia puede ser catártica y recordarse como algo muy especial durante el resto de nuestras vidas. En el momento equivocado, puede dejarnos angustiados, confundidos y tal vez asistados durante días o semanas. No es muy inteligente jugar con dosis altas sin una preparación adecuada. (6)

 

Asegura también que es indispensable pensar bien las cosas y contar con un amigo que nos cuide durante la experiencia con Salvia divinorum ya que no es mucho lo que se sabe aún sobre ella:

Algunos psiconautas encuentran los efectos de la salvia consimida oralmente mucho más adecuados para sacarles partido y aprender de ellos. La salvia fumada es tan rápida y demoledora que a veces no da tiempo casi de darse cuenta de lo que ha pasado. […] en Occidente apenas llevamos unos años consimiéndola, y aunque los mazatecos la toman desde hace mucho más tiempo, la verdad es que sus dosis parecen menores. Ellos suelen beber el jugo de las hojas o bien las mascan entre los dientes. Una calada de un extracto x20 puede introducir en la sangre en cuestión de segundos una cantidad de salvinorina-A como probablemente ningún mazateco ha probado nunca, al menos con tanta rapidez. Desconocemos casi por completo el modo de actuación de la salvinorina-A y, aunque podemos confiar en los cientos de años de bioensayos efectuados por los mazatecos, haremos bien si no nos confiamos demasiado. (6)

 

Las experiencias terapéuticas de Helen Flix con ska pastora

Helen Flix es una doctora y terapeuta catalana a quien entrevisté acerca de sus experiencias como estudiante de chamanismo en Perú y México, así como las aplicaciones que ha hecho de estos concocimientos en su práctica terapéutica. Ella me comentó que la primera vez que probó las hojas de la ska pastora fue en el marco ritual de una ceremonia conducida por una chamana norteamericana afincada en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, México.

Las persanas que participaban en el mismo consumieron esta planta tal como los mazatecos, masticando las hojas muy despacio sin tragarlas, en un círculo guiado por la chamana a la intemperie, bajo el propósito común de sanar sus mentes. Helen describe los efectos que experimentó después de media hora de comenzar a masticar las primeras hojas como “claridad mental para ver y solucionar los problemas personales en el momento”.

Ella considera que ésta es su verdadera función y el modo en que hay que ingerirla. Piensa que el fumarla para tener unas experiencias extrañas durante unos minutos no tiene sentido, es realmente insulso y una pérdida de tiempo comparable a fumar tabaco o marihuana regularmente. Dice que para los pueblos que saben usar estas plantas, el propósito de ingerirlas es siempre terapéutico en el sentido más amplio, o sea, como una práctica de carácter espiritual. Cuenta que en Nepal, por ejemplo, la marihuana se prepara en té o se consume en forma de mantequilla y otros preparados, siempre en bajas cantidades y como máximo una vez al mes para no dañar al organismo ni afectar negativamente a la mente, como ocurre con el acto de fumar reiteradamente sobredosis de plantas que nuestros antepasados y las personas que aún saben usarlas ingieren moderadamente de forma oral, ya sea masticadas o en té, como son los casos de la ska pastora y la marihuana.

Dice Helen que ella en lo personal utilizaría la ska pastora en psicoterapia:

Por ejemplo para consultas, para sesiones cortas, en las que la persona tenga realmente un conflicto que recolocar o una experiencia traumática ya identificada pero que no sabe muy bien cómo recolocar… Pienso que en consulta se podría trabajar realmente muy bien con salvia y la personas no tendría ni por qué experimentar ni mareaciones ni sensaciones, ni pérdida del control. Por eso pienso que para la consulta de un psicólogo, de un psiquiatra podría ser realmente muy útil para momento puntuales o situaciones terapéuticas muy puntuales.

Esta es la parte de la entrevista donde Helen habla más extensamente acerca de esta planta :

La salvia la probé en México en una zona que se llama Cuernavaca, con una mujer, una hermosa mujer con un nombre inglés, Sageflower [Flor sabia o salvia, que es la otra acepción de sage]. Era una mezcla de apache con indio hopi y blanco, o sea una mezcla toda curiosa. Una mujer con un mal carácter… una cosa impresionante, pero al mismo tiempo una ternura tremenda… Esa mujer -yo la cito en una novela que espero que se pueda publicar en breve- me enseñó a reconocer las plantas y tal vez ha sido la persona que más me ha ensañado de etnobotánica mexicana. Me enseñó a reconocer e identificar muy bien plantas autóctonas de México. Y esta mujer bueno, pues fue la que me enseñó a trabajar con Salvia divinorum, con salvia fresca, y para mí es una planta que da una claridad mental, una lucidez, una capacidad de resolución y de encontrar respuestas pero además contundentes. Sin grandes parafernalias, sin grandes visiones, sin grandes decorados. Sino con una directa, ruda, aguda, fría contundencia, pero clarísima. Sin dudas. No hay aquello de que tengo que interpretar lo que me ha dicho la ayahuasca porque no acabo de ver los símbolos… No, no. O sea, de una contundencia y una claridad impresionantes.

Los rituales con ella con salvia podían durar hasta casi seis horas y realmente eran de una efectividad muy grande. Y además de una paz y una tranquilidad interna que duraban mucho tiempo, muchos días, yo te diría que casi un mes, mes y medio más tarde después del ritual realizado. Pero una paz, una paz muy grande y sobre todo una claridad mental impresionante. A mí me sabe mal lo que se hace ahora con la salvia…

¿Cómo la utilizaban? ¿Mascada?

Sí mascada, fresca.

¿Cuántas hojas?

Pues dependía de cada persona. Y además era una acumulación de hojas. O sea, ibas mascando hasta que realmente tú notabas que estabas llegando a esos puntos en los que sientes la mareación, notas que la planta está subiendo por la relajación corporal, por esa sensación que yo le llamo una “copita de más”. Y entonces a partir de aquí lo que iba haciendo era dándote más hojitas o menos para mascar o espaciaba los tiempos de mascar unas hojitas a otras, simplemente para mantener el efecto de la salvia en el cuerpo. Ya no para hacerlo subir más, sino cada persona tenía su dosis, su tope. Ella te hacía mascarlas muy lentamente, jamás tragando la saliva, manteniéndola debajo de la lengua la salvia siempre. De vez en cuando escupiendo esa saliva. Entonces iba añadiendo hojitas en función de cómo te iba viendo y cómo tú también ibas describiendo que te sentías.

A los indígenas mexicanos les tardaba muy poquito en subir. Doce, trece minutos, y de una bola que tenía hojas grandecitas de unos diez a doce centímetros cada hoja, más o menos ellos llegaban a mascar unas doce trece hojas. A los blancos nos costaba como treinta, treinta y pico de minutos empezar a notar los efectos y como unas veinte, veintipico de hojitas. Mascando, escupiendo, volviendo a colocar hojitas nuevas. Así trabajando siempre con calma. Ella nos solía contar cuentos mientras nosotros íbamos mascando, mientras íbamos trabajando. Y así supongo que cortaba nuestra impaciencia o el nerviosismo por saber si nos hacía o no hacía efecto.

A mí me da pena lo que han hecho con la salvia ahora, convirtiéndola en esa especie de preparado de hojitas secas que multiplican por cinco, que multiplican por diez, que entonces fuman y que realmente lo único que hace es tener una pérdida de sentido, una pérdida de conciencia que dura unos cinco o seis minutos que no sirve absolutamente para nada o simplemente para asustarse en la mitad de los casos o simplemente para decir “¡Wow qué experiencia más dura!”. Pero tampoco no ha servido absolutamente para nada. Realmente pienso que es una planta muy sabia y muy poco conocida por los pisconautas porque pienso que buscando esas concentraciones, debido a que aquí no se cultiva y una serie de cosas, realmente se ha perdido la utilidad tan grande que podría tener como planta de trabajo y de claridad mental. (Ver más al respecto en la entrevista a Helen Flix).

 

Las apreciaciones de Terence McKenna acerca de la Salvia divinorum

En una entrevista a Terence Mckenna hecha por Juanjo Piñeiro para su libro Psiconautas (10), éste le pregunta: “Has hablado antes de la Salvia divinorum, que en pocos años se ha convertido en una de las ‘estrellas’ dentro de la escena enteógena y psiquedélica, ¿cómo ha sido tu experiencia con ella?” Y MacKenna le contesta:

Al masticar las hojas, unos 35 gramos, en silencio y en la oscuridad, vivo una experiencia muy impresionante que dura unos 45 minutos. Esta experiencia es comparable a la segunda hora de cualquier buen psiquedélico. La salvinorina sola, ofrece una experiencia muy rara e intensa, que asusta incluso a los mejores “pilotos”.

Me parece una planta muy interesante, que además es legal y fácil de cultivar en esquejes. Nos conduce a una modalidad extraña de experiencia diferente a la de los demás psicoactivos. Es algo inusual, que requiere una mayor investigación. (10)

Esencias Chamánicas de México: Ska pastora

Utilizando las frecuencias vibratorias de diversas plantas ancestrales de poder que emplean en sus prácticas los chamanes mexicanos, el Dr. Luis Solana y Sentíes desarrolló algo que podría describirse como una combinación entre los remedios homeopáticos y los elíxires florales (de Bach). Los llamó Esencias Chamánicas de México.

Se trata de un set de 21 frasquitos con goteros que contienen agua a la cual se le han trasladado las frecuencias vibratorias de diversas plantas de poder. Cada molécula de agua, posee un polo positivo y un polo negativo, por lo cual actúa como un pequeño imán, adhiriéndose a sus moléculas vecinas para formar clusters, o sea, grupos de varios cientos de moléculas. Estos clusters son estructuras muy delicadas y sensibles a las influencias vibratorias, por lo cual pueden memorizar cierta información, según algunos científicos vanguardistas.

El ser humano está constituido casi por un 80% de agua y se supone que esta agua contiene información de sucesos que nos han ocurrido desde el momento de nuestra concepción hasta el tiempo presente, además de información de sucesos acaecidos a cualquiera de nuestros ancestros y que se han venido transmitiendo en nuestro linaje genético.

La capacidad del agua de ser afectada por las vibraciones está estrechamente relacionada con la actividad terapéutica de los remedios homeopáticos, de las esencias o elixires florales y con varias otras terapias alternativas. Se supone que la homeopatía y los remedios florales actúan debido a dicha capacidad del agua de guardar en su memoria, frecuencias vibratorias que al encontrar un nuevo hidroambiente comparten con éste su información. La hipótesis es que esta información resuena vibracionalmente con la información pre-contenida por el liquido corporal de destino y por lo tanto se reproduce un fenómeno dependiente de la ley física que establece que “si dos fuerzas energéticas de igual frecuencia y potencial se anteponen una a la otra, el resultado es la anulación de ambas”, así si oponemos un haz de luz a otro idéntico, el resultado será la oscuridad o bien, si se tratara de ondas de sonido, el resultado sería el silencio.

En el caso de las Esencias Chamánicas de México la información que contienen ayuda a anular memorias inconscientes de traumas personales o trasnpersonales (o sea pertenecientes a nuestros ancestros o a nosotros mismos pero antes de nacer). Varios terapeutas que han trabajado con ellos, como el Dr. Eduardo Grecco, afirman:

Los remedios Chamánicos que nos aporta el doctor Solana han demostrado en el trabajo clínico una eficacia significativa para alcanzar niveles muy arcaicos de los patrones ancestrales que nos atan al pasado y nos condenan a quedar prisioneros de circuitos de repetición de conductas. De esta manera he podido comprobar en mi práctica terapéutica personal, y en la de muchos de mis alumnos supervisados, que estos remedios ayudan significativamente, no sólo al alivio del dolor, sino a la transformación que nos ponen en el camino de la curación. (18)

El set de las 21 esencias contiene una de Ska pastora , la cual el Dr. Solana ha observado que sirve para lo siguiente:

PS5. Ska Pastora:

En lo transfamiliar: Experiencias vinculadas con amor y sexo vividos como experiencias de poder.
En lo kármico: Emociones rechazadas en vidas pasadas.
En lo Prepersonal: Experiencias de angustia extrema de la madre durante la gestación.
En lo Personal: suelen ser egocéntricos, fríos, lógicos, fanáticos, rígidos o lo contrario, temerosos, dependientes, sumisos, con síndrome de mamitis crónica.
Esta esencia es la llave de la adivinación, los chamanes usan esta planta sagrada cuando necesitan hacer las veces de oráculos. Es uno de los mejores curadores para los sentimientos de envidia, y falta de afectos profundos. (18)

 

 

 

MI EXPERIENCIA PERSONAL

Paradójicamente, a pesar de que esta planta es de origen mexicano como yo, nunca encontré hojas de la pastora en México y eso que pregunté en distintos jardines botánicos e invernaderos comenrciales. No fue sino en Amsterdam donde encontré en una smart-shop extractos x5 y x10 ¡y un pequeño frasquito con hojas secas y una etiqueta dorada con su bello nombre químico: “Salvia Divinorum”!

Los extractos no me dieron mucha confianza. Me gustó más ver las hojas secas así es que compré el frasquito . No recuerdo exactamente cuánto me costó pero pensé que era bastante caro.

 

Creo que nadie prefería las hojas secas al extracto porque no tenían instrucciones específicas para las hojas, me dieron unas que eran para el extracto x10, asegurándome que, aunque mi frasquito sólo contenía material suficiente para dos o tres dosis, las instrucciones de uso eran las mismas, que las fumara liadas en un cigarro o en una pipa pequeña.

Dado que ya había leído y traducido las fantásticas experiencias de Daniel Siebert y los usuarios anónimos de The Lycaeum que están arriba, preferí posponer mi experimentación con la ska pastora hasta regresar a México y mejor concentrarme en disfrutar de los psicoactivos propios de Ámsterdam.

Como esta planta no está prohibida no tuve ningún problema por transportarla en el aereopuerto mexicano, de hecho ni me revisaron…

El caso es que regresé de Europa con un frasquito de hojas secas que me vendió un holandés que las sacó de una planta descendiente de otra planta que alguien se llevó de mi país hace 30 años…

Sin saber aún cómo la usaban mis antepasados, me dispuse a usarla como los europeos.

Invité a una muy querida amiga para probarla juntas una noche en mi casa, con mis papás ya dormidos y la casa tranquila.

 

Ella la fumó primero y al parecer no le hizo ningún efecto más que un leve mareo. A mí sí. Y puedo clasificarlos como “efectos de nivel 2” según la tabla de Sievert: o sea, alteraciones de la percepción, a las que yo añadiría el calificativo de indescriptibles.

Aunque muy breve, fue algo de lo más extraño que he experimentado en la vida; una de esas experiencias inexplicables e intraducibles cuyas descripciones metafóricas sólo dan una idea muy peregrina del asunto.

Utilizando pues una metáfora diré que tuve la sensación de ser transportada en una espiral y al mismo tiempo de ser casi aplastada por los engranajes de textura rugosa y esférica que componían la espiral misma. Puedo decir que las sensaciones eran totalmente físicas, pero no las sentía en el cuerpo sino en mi mente. También en la mente escuché unos sonidos igual de extrañísimos mientras atravesaba la especie de espiral y tuve la sensación de que todo esto era como un pasaje hacia otro estado al cual no llegué por falta de combustible, je-je. Se nos acabaron las hojas.

Tiempo después, viviendo ya en Barcelona, conocí a Helen Flix y cuando me contó que ella había probado las hojas de la ska pastora en Cuernavaca, a media hora de Tepoztlán donde yo vivía antes en México, no lo podía creer…

Esta planta y sus efectos me intrigan bastante. Además me pareció muy coherente que para conocer los verdaderos efectos y la utilidad de estas hojas haya que mazticarlas frescas y no fumarlas secas o sobredosificarse con extractos, así es que no descarto la posibilidad de conseguir hojas frescas y experimentar nuevamente a la manera de los mazatecas. De ser así ya relataré mis próximas experiencias en este mismo espacio.

 

 

FUENTES DE CONSULTA ACERCA DE LA SKA PASTORA (SALVIA DIVINORUM)

1. Arias Carvajal: Plantas que curan y matan, EMU, México, 1990.

2. Brailowski, Simón: Las sustancias de los sueños: neuropsicofarmacología, FCE-CONACYT, Méx. 1995

3. Díaz, José Luis y L. Valdés: Etnopharmacology of Ska Maria Pastora, en The Lycaeum Drug Achives: http://www.lycaeum.org/drugs/salvia.html

4. Escohotado, Antonio: Historia General de las Drogas, (tres tomos), Alianza, España, 1995.

5. Estrada, Álvaro: Vida de María Sabina, la sabia de los hongos, S.XXI, Méx., 1989.

6. Gallego, T., José: “Viaje a Tenango”, “La hierba mágica de los mazatecos”, “Un jardín de ska pastora”, “Salvia divinorum: consejos de uso y precausiones”, “Historia y bibliografía de la Salvia divinorum”, Revista Cáñamo, No. 51, Barcelona, 2002.

7.Heffern, Richard: Secrets of the mind-altering plants of Mexico, Piramid Books, USA, 1974.

8. Netrö: “Chamanas en Huahutla:una atracción turística”, Revista Cáñamo, No. 51, Barcelona, 2002.

9. Ott, Jonathan: Pharmacoteon, Natural Products Co., USA, 1996. (Traducido recientemente por La Liebre de Marzo).

10. Piñeiro, Juanjo: Psiconautas, exploradores de la conciencia, La liebre de marzo, Barcelona, 2000.

11. Schultes, Richard E. y Hofmann, Albert: Plantas de los dioses. Orígenes del uso de los alucinógenos, FCE, México, 1993.

12. Shulgin; Alexander & Ann: TIHKAL, Transform Press, USA, 1997. (Internet: http://Hyperreal.com/drugs/tihkal/)

13. Siebert, Daniel: Salvia divinorum, (Internet: http://geocities.com/Paris/1074/salvia.html)

14. The Lyceaum, Drug Achives, (Internet http://www.lycaeum.org/drugs/)

15. Wasson, Gordon: “El ololihuqui y otros alucinógenos de México”, en Espacios, No. 20, año XIV, ICSH, México, 1996.

16. Weil, Andrew & Winifred Rosen: Del café a la morfina, Integral, Barcelona, 1993.

17. Yensen, Richard en el prólogo de Una terapia prohibida: Biografía de Salvador Roquet.Planeta, Méx.1998.

18. Solana Luis Manuel: Plantas Ancestrales de Poder: Una alternativa psicoterapéutica del presente y el futuro, Editorial Índigo, Barcelona, 2004.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s