Constelaciones Familiares y Chamanismo

 

imagen de una cascadaEn los sistemas familiares el amor es como un río que fluye y desciende en cascada, viene de los más remotos antepasados y va bajando de generación en generación , nos atraviesa y sigue descendiendo a nuestros hijos, los hijos de nuestros hijos y así hasta completar el circuito del gran Espíritu que nos contiene a todos.
Cuando hay alguna interrupción en este fluir, se produce una alteración que se manifiesta como conflicto o enfermedad en algún miembro del sistema.
En las Constelaciones Familiares, por medio de representantes se le presenta al  consultante una escena  de su sistema que le da información y una imagen de solución a su consulta que  ayudará a liberar esta interrupción.

“El corazón de aquel que ha comprendido que lo presente esta en resonancia con lo pasado, tanto en lo bueno como en lo malo, late en sintonía con el mundo”
Berth Hellinger

“La función principal del chamán en Asia Central y del Norte es la sanación mágica. Varios conceptos sobre la causa de la enfermedad se encuentran en el área, pero aquella correspondiente “a la violación del alma” es, por lejos, la más difundida. La enfermedad se atribuye a que el alma ha sido desviada o robada, y el tratamiento se reduce, en principio, a encontrarla, a capturarla y obligarla a volver a ocupar su lugar en el cuerpo del paciente. Sólo el chamán…. ve los espíritus y conoce como exorcizarlos, sólo él reconoce que el alma ha huido, y tiene la posibilidad de darle alcance en éxtasis y devolverla al cuerpo.”
Mircea Eliade

Tal como lo investigara Mircea Eliade, la pérdida del alma, es el origen de muchos males y enfermedades, principalmente de la falta de poder. Muchas de nuestras carencias en las áreas afectivas y afirmativas de nuestra personalidad, se deben a que en algún momento de nuestras vidas, por diversos motivos que significaron un gran impacto y/o trauma en nuestras vivencias, se produce un desprendimiento de parte de nuestra alma, sólo una parte, ya que de perder toda el alma, no sobreviviríamos. Desde la perspectiva chamánica, las personas que sufren una gran pérdida son aquellas que quedan en estado de coma o vegetativo.
El alma, ante el trauma “se retira”, para preservarse, llevándose con ella potencialidades y capacidades.

“La psicología contemporánea, como el chamanismo, reconoce que las partes de Yo pueden separarse, dejando al individuo enajenado de su ser esencial. Algunas terapias actuales comprenden que si el trauma es demasiado severo, las partes vitales del Yo y el sentimiento partirán para disminuir el impacto del trauma. En Healing the Shame That Binds You(“Curando la vergüenza que te ata”), John Bradshaw explica que la víctima del incesto “deja el cuerpo debido a que la pena y la humillación se tornan intolerables.” Para Bradshaw, como para otros autores, los individuos disocian como un mecanismo de defensa cuando “el trauma es tan ghrande y el miedo tan terrible que uno necesita un alivio inmediato.”
Sandra Ingerman.

Conocer los mundos donde habitan estas almas es de vital importancia para la recuperación de la persona, ya que brinda datos que le ayudarán a comprender cómo y porqué perdió su alma, y esto contiene a su vez la sanación del momento de la pérdida. Este aspecto puede ayudar a los psicólogos que buscan ampliar el marco de conocimientos para la recuperación de sus pacientes.
Algunos signos de posible pérdida del alma:

  • pérdida de memoria
  • depresión
  • duelos eternos
  • enfermedades crónicas
  • estado de “ausencia”
  • falta o disminución del poder personal o vitalidad
  • tristeza
  • desconexión

Y muchos más, pero todos tienen en común la ausencia de la esencia vital.

Cada día nuestro mundo nos brinda más y más situaciones de pérdida de alma debido al impactante estilo de vida que llevamos, donde es cada vez más importante el hacer y el tener que el ser, por lo que el alma cada vez necesita más cuidados y atención para permanecer en nosotros, esto sin contar los casos de robo y posesión del alma, que aumentan los casos de pérdida.
Como el alma se pierde por fragmentos del aura, lo mejor es propiciar espacios de encuentro con uno mismo para cuidar y proteger nuestra esencia, disminuyendo las posibilidades de pérdida. Un aura fuerte se logra aumentando la energía, la alegría y la armonía. Eligiendo cuidadosamente las relaciones y fortaleciendo aquellas que nos hacen bien.

¿Qué es el ALMA?
“El hombre es un espíritu que habita en un cuerpo y que tiene un alma. Espíritu se es, alma se tiene. El espíritu es la parte divina, inmortal y eterna, la chispa divina o emanación de Dios que portamos en lo más profundo de nuestro ser. Ésta es la fuerza de Dios, la luz eterna e inextinguible que nos ilumina en los momentos cruciales de nuestra vida. Podríamos comparar a Dios con una gran masa de agua, que al girar vertiginosamente hubiera desprendido millones de chispas o gotas de agua. Cada una de estas gotas equivale al espíritu de un hombre. Por lo tanto el hombre es un espíritu encarnado en un cuerpo.”
John Baines (Los Brujos Hablan)

PSICO- MENTE – ESPÍRITU
Esto es, la posibilidad de sanar integramente al Ser, de Sanar el Alma.

“El mundo es lo que uno piensa que es“, diversas líneas coinciden ¿o nacen? de este primer principio Chamánico. Maya dicen los Budistas: Creaciones de la mente; He inventado el mundo que veo, dice el curso de Milagros; Eres lo que piensas, dice James Allen; No hay nada afuera dice el Ho´oponopono; No hay un mundo objetivo independiente del observador, dice Deepak Chopra.

En el principio de los tiempos, cuando nace el chamanismo, el hombre veía la totalidad, no existía la enfermedad como la conocemos ahora, sólo era la desarmonía y desconexión de la naturaleza, con el avance de la cultura, nace la dualidad y se pierde la conexión con lo espiritual y comienza el dominio de la razón, nace la mente como creadora, y se expresa en lo emocional y en lo vivencial, la Terapia para el Alma tiene la particularidad de sintetizar, cubriendo las necesidades del mundo posmoderno que no tiene tiempo para largas terapias, ofrece la posibilidad de REGRESAR PARA SANAR, ir al momento donde se crea este pensamiento limitador, el Espíritu liberando la Mente, trayendo esas partes perdidas en los tiempos y con ellas las capacidades perdidas.

Las Constelaciones Familiares y el chamanismo comparten un territorio común, como lo son los distintos planos de conciencia y la recuperación del alma.
La recuperación del alma es la tarea chamánica central. Berth Hellinger en su convivencia con los Zulúes en su juventud descubre una forma ancestral de sanación mediante la conciliación de los antepasados en sus experiencias traumáticas donde sufrieron, fueron excluidos, asesinados, etc. y gracias a él hoy tenemos esta experiencia “occidental” de vivir el chamanismo que a mi en lo personal en cada constelación me devela las infinitas posibilidades del sistema.

Qué es la conciliación que se logra en la constelación sino una recuperación del alma. Ese trauma resuelto, la conciliación de los antepasados, el alma que ahora puede descansar en paz trae al consultante aquello que se perdió generaciones atrás restableciendo la corriente energética interrumpida, EL ALMA se completa, el AMOR como fuerza creadora de vida vuelve a fluir. Una joven que vino a constelar, con una experiencia de vida en el presente sumamente estresante, que me había advertido que se iba a retirar temprano por el agotamiento que tenía, luego de su constelación dijo a todos “Ahora estoy lista para correr una maratón”….eso es una recuperación de alma, el retorno de su poder perdido en una antepasada que había muerto enterrada viva en épocas de la inquisición.

Somos uno con nuestros antepasados, tenemos un alma común. ¿Dónde están los antepasados y sus vivencias? En nosotros….”somos” el sistema, y aquello no resuelto del mismo se manifiesta en nuestras vidas como destino. Hellinger dice: No somos culpables, somos responsables. Cada uno de nosotros es responsable de sanar en si mismo las manifestaciones del sistema, de esa forma  sana para atrás, a los ancestros y sana hacia adelante a la descendencia, a los hijos, los hijos de los hijos y a todos los por venir como dice la antiquísima canción de origen europeo ancestral, transmitida en forma oral:

Oh, que éste sea
El que traiga
Lo bueno, lo verdadero y lo bello a
Nuestro linaje familiar;
Oh, que éste sea
El que rompa las pautas
Negativas familiares o las pautas
Negativas nacionales.

Cada experiencia es única y particular, y depende de la apertura a sanar que traiga cada uno y del compromiso que adquiera con lo que ve es lo que determina el efecto de la constelación. Como siempre, es la persona quién decide, su intención. Sanar implica cambios y flexibilidad, eso es de cada uno. Las constelaciones no son mágicas, pero si hay una posibilidad mágica en cada uno de nosotros de sanar.

Elvira Danza

“CAMINANDO CON EL ALMA”

Berth Hellinger

… Luego se manifestó que los representantes tenían una función más importante de lo que suponíamos en un principio. Se pudo observar que los representantes estaban en un contacto muy inmediato con un campo más amplio y pudieron desde allí traer a la luz algo, que iba más allá de lo que habíamos descubierto como Órdenes del Amor. Los representantes pudieron hacerlo, siguiendo un impulso que los ponía en movimiento. De pronto estábamos confrontados con situaciones nuevas y con movimientos nuevos. Estos movimientos muchas veces contradecían nuestros conceptos preconcebidos.

Algunos entonces sentían la necesidad de interrumpir tales movimientos, en vez de esperar y observar lo que se iba manifestando. Pasó cierto tiempo hasta que pude darme cuenta – estoy hablando de mí ahora – que si yo soporto la espera y me abro a lo que se muestra, llego a profundidades que superan de lejos cualquier psicoterapia. De pronto estoy en contacto con fuerzas del destino ante las cuales me siento impotente.

De pronto vemos, por ejemplo, que alguien es atraído fuertemente hacia la muerte. ¿Qué hacemos entonces? O alguien se siente culpable de la muerte de otro. ¿Con qué método aprendido de la psicoterapia podemos intervenir aquí? ¿O estamos llegando a un límite en nuestros intentos de ayuda donde el “no hacer”, el “soltar” se hace imperante? Donde, recién cuando dejamos de actuar, comienza la auténtica ayuda.
Una nueva fuerza toma la conducción. Yo me entrego a esa fuerza, y de repente encuentro ese saber – me doy cuenta si tengo que intervenir o no, si tengo que hacer algo, y en tal caso, qué es lo que tengo que hacer. Aún cuando en un momento parece absurdo. Pero yo voy con el movimiento, y entonces se muestra, se despliega algo, que de ninguna manera se podía prever.

Bueno, esto va más allá de la Terapia Familiar y más allá de toda terapia. Lo que comenzó con las Constelaciones Familiares se transforma ahora en un Caminar con el Alma. ¿Cuál alma? No con la propia., no con la del cliente, ni con la del representante, sino con el alma que actúa en todos al mismo tiempo.
Cuando llegamos a una sintonía con aquella alma, sentimos paz. Nos hemos detenido frente a lo inconmensurable y este inconmensurable se nos acerca en el resultado. “

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s