René Quintón

René Quinton

René Quinton
René Quinton 1908.jpg

René Quinton en 1908
Nacimiento 15 de diciembre de 1866
Chaumes-en-Brie (Seine-et-Marne)
Fallecimiento 9 de julio de 1925
Grasse (Alpes-Maritimes)
Nacionalidad Bandera de Francia Francia
Ocupación Naturalista, fisiólogo y biólogo

René Quinton nació el 15 de diciembre de 1866 en la ciudad de Chaumes-en-Brie y murió el 9 de julio de 1925 en Grasse, fue un científico naturalista, fisiólogo y biólogo francés. Autodidacta, elaboró una teoría sobre el origen y la naturaleza marina de los organismos vivos. Sus trabajos tuvieron en su época repercursiones considerables en los dominios científicos, terapéuticos y filosóficos.

Contenido

Biografía

René Quinton nació el 15 de diciembre de 1866 en Chaumes-en-Brie, hijo de Marie Amyot y de Paul Quinton, médico del municipio de Chaumes. Estudió Bachillerato en el instituto Chaptal de París. Su padre deseaba que fuese ingeniero o doctor en medicina (él mismo pertenecía a una estirpe de médicos). Finalmente, René Quinton prefirió consagrarse a la literatura. Escribió durante largos años novelas y obras de teatro, con Gustave Flaubert por modelo. A los 22 años, emprende viajes por los países mediterráneos y estudia Geología, Paleontología y Biología, en el Museo Nacional de Historia Natural.

En 1895, a la edad de 29 años, René Quinton emite, tras la observación de una víbora, una primera teoría sobre la temperatura de los organismos vivos, que se convertirá en la ley de constancia térmica. Su método riguroso de investigación lleva a muchos científicos a interersarse por sus hipótesis. Étienne-Jules Marey, presidente de la Academia de Ciencias de Francia, se apasiona por sus trabajos y le abre las puertas de su laboratorio y la vía de la experimentación. El interés de este famoso y respetado científico le aportan la consideración y credibilidad que su juventud y su camino autodidacta le niegan; Quinton le dedica algunos años después su obra de referencia “El agua del mar, medio orgánico” (1905).

Quinton prosigue sus estudios de biología tomando el concepto de “medio interior”, elaborado algunos decenios antes por Claude Bernard y lo rebautiza como « medio vital ». Sugiere la hipótesis de que el líquido en el que se bañan las células es idéntico al líquido marino original. Esta teoría, sin duda la más importante de su obra, se verá confirmada por una serie de experiencias y tendrá en su época un impacto terapéutico, filosófico y político considerable. En una época en que se pensaba que sólo una pequeña cantidad de átomos componían la matería viva, Quinton afirma que el agua del mar contiene todos los elementos y es pionero en dar importancia a estos elementos presentes en cantidad mínima en el cuerpo, los oligoelementos. Quinton elabora una tercera ley, de constancia osmótica, que traduce la tendencia de la materia viva a preservar la concentración salina de los orígenes, y emite la hipótesis de una cuarta ley, de constancia lumínica, que traduciría la capacidad de los organismos fosforescentes a producir luz para mantener la alta actividad celular de ciertas especies.

En 1897, el tratamiento marino comenzó en numerosos hospitales parisinos. El 26 de marzo de 1907, Quinton abre en París el primer «dispensario marino». Su éxito (300 inyecciones por día) conduce a la creación de otros dispensarios, en París y pronto en numerosas ciudades de Francia y del extranjero. La princesa Elena, hermana del rey Eduardo VII de Inglaterra, acude a visitar y observar el trabajo efectuado en el dispensario a fin de dirigir en persona el que ella quiere crear en Londres.1

René Quinton es entonces célebre y popular en toda Francia, y fuera de sus fronteras. Sus trabajos se muestran y discuten en diversos campos, incluida la política (la izquierda y la derecha para encontrar una justificación ideológica) y en filosofía (en el campo del evolucionismo las teorías del científico ofrecen una nueva perspectiva que encuentra la hostilidad de los darwinistas).

Paralelamente a sus trabajos en biología, el investigador se apasionó por la aeronáutica, un campo en el que también fue pionero. Fundó y presidió la Liga nacional aérea, que reunía a personalidades como Henri Deutsch de la Meurthe, Paul Painlevé o incluso Ernest Arcediano. Su pasión lo condujo a sensibilizar a la opinión pública y a convertir a industriales y políticos al sueño de la aviación. La liga creó la primera escuela de vuelo en el mundo en Juvisy, dirigida por Fernando Ferber.

En 1914, René Quinton tiene 48 años. Aunque está libre de cualquier obligación militar, su patriotismo lo lleva a alistarse en la artillería en el mes de agosto. Durante cuatro años, deja de lado su obra. Herido varias veces, sus hazañas le valen los elogios del Mariscal Ferdinand Foch: «Oficial de la más rara intrepidez de quien es imposible enumerar los actos de valentía… Ha demostrado ser un comandante excelente, con la mayor autoridad y sabiendo obtener de su personal el máximo rendimiento».

René Quinton muere el 9 de julio de 1925 en Grasse, a la edad de 58 años, de una parada cardiaca. A su funeral acuden numerosos desconocidos que se mezclan con personalidades del mundo científico, político y literario.

La obra de René Quinton, cuyo éxito fue deslumbrante en vida, rápidamente ha caído en una relativa oscuridad. Su método terapéutico sigue siendo una práctica generalizada en Francia y en el extranjero,2 en el contexto de medicamentos denominados «no convencionales».

Obra

René Quinton esbozó la primera de sus teorías de la constancia al despertar a una serpiente de su letargo en la sala de estar de su casa. La serpiente rápidamente recuperó su actividad como consecuencia del calor ambiental. El científico tuvo la idea de que debe haber una temperatura óptima a la que la actividad de las células vitales puede expresarse al máximo. Desarrollando esa idea a través de la investigación, se da cuenta de que los reptiles han aparecido en un momento en que la temperatura global fue alta y constante. Plantea entonces la hipótesis de que con el enfriamiento paulatino de la Tierra desde sus polos, nuevos animales han desarrollado un poder calorífico que puede aumentar y regular la temperatura del cuerpo a estas nuevas condiciones ambientales más hostiles. Sus experimentos muestran que para cualquier tipo de célula animal, la vida no es posible a temperaturas superiores a 44° o 45°. Por lo tanto, sostuvo que la vida animal ha aparecido en los mares hasta que su temperatura ha descendido a este nivel. Señaló además que esta temperatura es donde cualquier tipo de célula animal ve alcanzar su actividad óptima (incluyendo este organismos animales cuya temperatura es más baja). Por último, señaló la correlación entre la temperatura y la filogenia de los organismos animales: los más recientes son las que tienen temperaturas cercanas a 44° de la óptima. A través de los años, nuevas especies se crean a partir de las antiguas, capaces, por combustión, de aumentar significativamente su temperatura para luchar contra el enfriamiento del medio ambiente.

« La observación de temperaturas específicas mostrará que las especies escalonan su orden de aparición, las más antiguas aparecen (Monotremata, marsupiales, desdentados, etc.), a temperaturas muy bajas [ejemplo : Ornitorrinco (monotremata), 25° ; Echidna (monotremata), 30,7° ; Zarigüeya (marsupial), 33° ; Ai (desdentado), 31° ; Tatou (desdentado), 34° ; etc.], – Las especies más recientes, a temperatura específica ya más elevada [mamíferos de casi todos los tipos, pero con un hábitat limitado a las regiones cálidas de la Tierra, temperatura específica 33° a 37°; ejemplos : Hipopótamo, 35,3° ; Vampiro, 35,5° ; Elefante, 35,9° ; etc. – Primeros pájaros, ratas, 37° ; – Primates : Hombre, 37,2°], – los últimos aparecidos a las temperaturas específicas más altas, al tiempo que el hábitat más frío; mamíferos carnívoros y rumiantes, 39 a 41° ; pájaros carinatas, 40 a 44°].»3

En 1897, en el laboratorio de fisiología patológica de Etienne-Jules Marey, en la Academia de Francia, Quinton busca confirmar experimentalmente su teoría. Desea sustituir el medio interno de un perro por agua de mar isotónica (concentración de sal de los supuestos orígenes).4 . Al perro de 10 kg se le extraen 485 g de sangre (toda) sin precauciones de asepsia. El reflejo corneal desapareció de inmediato. Se reemplaza por una inyección de 532 cc de agua de mar isotónica a 23 °, se lleva a cabo en 11 minutos. El animal presenta un abatimiento considerable. La tasa de glóbulos rojos cae más de la mitad y la de hemoglobina de más de un tercio. Tres días después del sangrado, el animal tiene una tristeza y un abatimiento extremo, el estado parece ser grave, con fiebre. Al cuarto día, la tasa de glóbulos rojos, de glóbulos blancos y de hemoglobina remontan considerablemente, el animal comienza a comer. La recuperación es rápida. Al octavo día, el animal está pletórico. Este exceso de vivacidad se acentúa aún más en los días siguientes. El perro, bautizado Sodium, vivió todavía otros cinco años después de la experiencia antes de morir por accidente.

André Mahé subraya que la « sobre vitalidad », siempre manifestada en las experiencias del mismo tipo, hace pensar que el organismo encuentra en el agua de mar un aporte vital superior al medio interior que se ha sustraído5

Otra experiencia de Quinton consistió en inyectar directamente agua de mar en el organismo y ver cómo éste generaba un aporte excesivo. El biólogo inyecta también a lo largo de 12 horas 6,6 kg de agua de mar a un perro de 10 kg. Los riñones han filtrado sin ningún problema un volumen de agua 60 veces superior a lo habitual (10 kg de orina en 12 horas). Esta experiencia fue repetida por el doctor Hallion, miembro de la Academia de medicina, quien administra en 11h40, 10,4 kg de agua de mar a un perro de 10 kg (o sea 104 % de su peso). El experimento se lleva a cabo sin ningún problema y el perro exhibe al día siguiente un comportamiento « notablemente vivo y alegre ». Quinton busca a continuación inyectar brutalmente (en 90 minutos) 3,5 kg de agua de mar a un perro de 5 kg. El animal presenta entonces trastornos funcionales, ralentización cardiaca, abolición del reflejo corneal. Pero, al undécimo día, el animal restablece por sí mismo y presenta la misma alegría y exuberancia constatadas en las experiencias precedentes.

Para terminar de probar experimentalmente su teoría marina, René Quinton busca comprobar la supervivencia de un glóbulo blanco en el medio marino. Esta célula, considerada frágil, no sobrevive en ningún medio artificial: los líquidos del organismo son los únicos capaces de mantenerlo con vida. Él constató que diluyendo los glóbulos blancos de numerosos organismos animales en el agua del mar, el conjunto de esas células presenta todos los signos de vida normal en el líquido marino.

Quinton ha demostrado que las especies más recientes en la escala de la evolución y las que presentaban una actividad celular más intensa eran aquellas cuya constitución y condiciones térmicas del medio interior eran más próximas a las del agua del mar. Existe sin embargo una diferencia importante: la concentración salina. El medio interior del pájaro presenta una concentración de 7,2 g de cloruro de sodio por 1000, mientras que el agua del mar actual presenta una concentración de 33 g por 1000. Quinton creía que la vida animal apareció cuando el mar presentaba una concentración de 7 a 8 g por 1000. A día de hoy, nadie se permite afirmar científicamente que la concentración salina del mar haya aumentado durante esos 600 últimos millones de años.

Ley general de la constancia

La Ley General de la constancia, que es una síntesis de las tres leyes que la preceden (las leyes de la constancia térmica, marina y osmótica) se enuncia así por René Quinton:

«Frente a los cambios de todo tipo que ha podido soportar la vida animal a lo largo de los siglos, el estado de célula surgió en unas condiciones físicas y químicas determinadas, y esas condiciones de los orígenes tienden a conservarse, por su óptimo funcionamiento celular, a través de la serie zoológica. »

Importancia filosófica

Lo esencial del impacto filosófico que tuvieron las teorías de René Quinton está sintetizado en la ley de constancia general.

La publicación, en 1904, de El agua de mar, medio orgánico fue muy comentada en la prensa del mundo entero, muchos periodistas vieron en René Quinton un « Darwin francés».6

Las teorías de Quinton parecían en principio opuestas a las de Lamarck y Darwin. Mientras que el transformismo traducía la vida al curso de la vida a través del tiempo, en un enfoque del dominio del medio básicamente evolucionista, las teorías de René Quinton traducían la constante esencial de la vida, la variación animal con el objetivo de proteger esta constante vital de las variaciones del mundo exterior. Henri Bergson declara no obstante en su Evolución creadora que las dos concepciones no son irreconciliables.7 Pueden incluso ser complementarias como sintetiza Albert Dastre: « Darwin nos enseña que la obediencia a la ley de adaptación rige las formas animales. Quinton nos enseña que la resistencia a la adaptación rige la vida animal.»8

Terapéutica

A finales del siglo XIX René Quinton comienza a practicar su método terapéutico en los hospitales de París, antes de crear los «dispensarios marinos dispensaires marins».

La terapia basada en el «plasma marino de Quinton» es el resultado de las experiencias prácticas y las teorías del biólogo. El plasma Quinton no se considera una droga en el sentido clásico.

L’Intransigeant escribe a principios del siglo XX: «Los trabajos de Pasteur aportan una concepción de la enfermedad. Los de Quinton nos aportan una concepción de la salud. ¿Qué es el sérum de Pasteur? Es un sérum particular de una enfermedad contra esta enfermedad, un sérum que ataca un microbio dado y ningún otro. ¿Qué es el agua del mar? Es un sérum que no ataca ningún microbio particular, sino que da a la célula la fuerza para luchar contra todos los microbios.»

El plasma marino aporta al cuerpo los elementos esenciales en la actividad celular y refuerza las defensas inmunitarias. En una visión absoluta, el método permite reemplaza como en un acuario, el agua contaminada del medio interior por agua marina sana, adaptada particularmente a la fisiología celular.

Historia

La terapia por plasma de Quinton queda asociada históricamente a los flagelos sanitarios de principios del siglo XX, particularmente en el dominio pediátrico.

En la primera mitad del siglo XX, numerosos estudios son llevados a cabo.

Más recientemente, los experimentos de Quinton con perros fueron reproducidos con el mismo éxito en 1969 por los doctores Boudrias y Reynaud del Centro de Investigación Delalande9 y en 1974 por un equipo de la universidad de Tenerife.

El plasma de Quinton figuraba en el Dictionnaire Vidal hasta 1975 con las siguientes indicaciones:

  • Bebés : Gastroenteritis, intoxicación, desnutrición, anorexia, eczema, tratamiento prenatal, parto prematuro.
  • Adultos : Anemia, astenia, agotamiento, trastornos de senescencia, vómitos del embarazo, gastroenteritis, estreñimiento, disentería, tuberculosis y esclerosis en placas.
  • Ginecología: Infecciones y la congestión útero-vaginal.
  • ORL-Oftalmología: coriza, rinitis, sinusitis.
  • Dermatología: eczema, urticaria, psoriasis, prurito, liquen, dermatitis, alergias.
  • Reconstitución del volumen sanguíneo.
  • Reanimación. La alimentación artificial.

Las indicaciones del Diccionnaire Vidal reflejan lo esencial de los resultados obtenidos por el sérum de Quinton, desde un punto de vista histórico. Sin embargo, numerososo médicos practicantes de la terapia marina pretenden que las indicaciones son considerablemente variadas. La falta de estudios al respecto ha derivado en la marginalización esta terapia, tanto desde el punto de vista teórico como práctico.

El sérum de Quinton presenta igualmente un interés en el campo deportivo. El profesor Marc François Paya, de la universidad de Montpellier, demostró en 1998 que la administración de agua de mar hipertónica bebible a los ciclistas aporta una mejora significativa del rendimiento deportivo.10

Preparación y administración

La preparación del plasma de Quinton respeta un protocolo estricto que no es seguido por todos los laboratorios que proveen agua de mar. En este protocolo, el agua se extrae a 10 m de profundidad en las áreas del vórtice, se reduce a la isotonicidad y se prepara en un ambiente estéril, sin elevación de temperatura y sin contacto con metales o procesos eléctricos para preservar su carácter de «medio vivo».

Existen dos formas del plasma de Quinton, administradas en función de las patologías. La forma hipertónica es tres veces más concentrada en minerales y oligoelementos que la forma isotónica, cuya concentración es idéntica al plasma sanguíneo humano.

La mayor parte de las administraciones de plasma de Quinton se realiza por vial oral. También hay una forma en spray para tratar afecciones dermatológicas.

La forma inyectable, aunque tuvo resultados significativos, perdió en Francia el permiso de comercialización en 1982. Esta decisión fue tomada por la aparición de efectos secundarios en pacientes que fueron inyectados con agua de mar.

Legado

André Mahé señala los destinos inversos de Louis Pasteur y de René Quinton. El primero tuvo grandes dificultades para convencer a la ciencia de sus ideas pero finalmente pasó a la historia mientras que el segundo disfrutó de inmediato de un éxito fulgurante pero rápidamente cayó en una relativa oscuridad, tanto en el campo de las ciencias teóricas (antropología, biología) como las prácticas (medicina).

Las razones de este olvido no están claras. La medicina se ha convertido en una ciencia microbiológica y de drogas terapéuticas y parece haber dejado de lado la terapia marina menos “tangible” y de una concepión demasiado general. La misma también podría parecer retrógrada dentro de una medicina académica que se centró principalmente en el progreso tecnológico. La falta de estudios modernos es un gran obstáculo para cualquier reconocimiento científico de la eficacia de este tratamiento. Actualmente la terapia marina es utilizada más frecuentemente en el marco de las “medicinas naturales”. Muchos médicos en Francia y en el extranjero incluyen el plasma de Quinton en su protocolo terapéutico.

La naturaleza filosófica de las concepciones de René Quinton parecen también haber caído en la indiferencia y en el olvido tras su importante pero corta influencia a principios del siglo XX.

Existen actualmente mucho libros consagrados a René Quinton y a su terapia marina. André Mahé, su más célebre biógrafo, publica en 1962 Le Secret de nos origines, un libro que retrata la vida pero sobre todo la obra y los enfoques del investigador.

Bibliografía

  • René Quinton, L’Eau de mer, milieu organique (Masson, 1904, nouvelle édition en 1912)
  • Jean Jarricot, Le Dispensaire marin (Masson, 1921)
  • André Mahé – Le Secret de nos origines (Le Courrier du livre, 1962, rééditions ultérieures)
  • Jean-Claude Rodet et Maxence Layet, Quinton : Le Sérum de la vie (Le Courrier du livre, 2008)

Referencias

  1. André Mahé, Le Secret de nos origines, p. 108.
  2. Jean-Claude Rodet y Layet Maxence, Quinton: Le Sérum de la vie
  3. René Quinton, L’Eau de mer, milieu organique, p. 435.
  4. René Quinton,L’Eau de mer, milieu organique, p. 170.
  5. André Mahé, Le Secret de nos origines, p. 41.
  6. André Mahé, Le Secret de nos origines, p. 76-77.
  7. Henri Bergson, L’Évolution créatrice / Wikisource
  8. André Mahé, Le Secret de nos origines, p. 82.
  9. B. Pourrias et G. Raynod, Essai de l’eau de mer isotonique sur un état de choc hémorragique.
  10. Dr. Marc François Paya, L’Eau de mer hypertonique dans l’entraînement des athlètes. Expérience avec l’eau de mer hypertonique sur des cyclistes (1998).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s